Si tenemos una certeza al nacer, es que vamos a morir. No contamos con los detalles de cómo, cuándo y dónde, pero todos pasaremos por esa fase.

Con la creación de las sociedades, primeros nómadas, pueblos y grupos la muerte se veía como algo natural, como un paso más de la persona que avanzan en su camino y era algo íntimo y personal, cuando no implicaba reconocimiento por los valores que se defendían, mártires, caballeros, guerreros…

Incluso, en la cultura oriental, la muerte es algo integrado en la vida, en las escuelas y se trata con respeto y veneración. Otro ejemplo de la cultura de la muerte, es México, con sus altares, sus bailes y sus fiestas de muertos. En contraposición está occidente donde la muerte es algo tabú, de lo que no se habla, es algo negativo, oscuro, implica echar de menos y seguir apostando por la individualidad y la cultura del apego.

En este contexto hablamos de la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios frente a la Ley de la Eutanasia, y en el número 61 de la Revista Misión, se habla de este tema con Ricardo Abengózar, doctor en medicina, medico en ejercicio y profesor de humanidades médicas. Aquí os dejamos el artículo, el cual recomendamos leer:

Os esperamos en el blog y en las redes sociales de CEPE. Contadnos ¿Qué os ha parecido el artículo?

Cuidaos mucho y Felices Fiestas a todos