Cada vez hay más indicadores que alertan de la dirección errónea hacia la que van los jóvenes que han sido educados mediante los programas de educación sexual basadas en ideologías actuales.

He aquí algunos datos:

  • Desde 2001 los casos de sífilis se han multiplicado por 7; la gonorrea y la clamidia se multiplican por 10 según la Asociación Española de Dermatología.
  • El Grupo de Estudio del Sida (GeSIDA) alerta que desde 2005 hay un incremento constante de infecciones en adolescentes. Estiman que una media de 1 contagio al día.
  • En 2019 más de 7.000 chicas de menos de 19 años fueron madres y 9.800 acabaron su embarazo con un aborto quirúrgico.

Ciertamente, los planes actuales de educación afectivo-sexual no son los únicos causantes de estos datos.

Ante este fracaso, los colectivos de padres y expertos reclaman un cambio radical que tenga en cuenta todas las dimensiones de la persona (incluida la trascendencia) y que muestre una sexualidad de entrega, de apertura a la vida, de castidad o simplemente madura.

En esta línea nace la colección “Aprendamos a Amar” proyecto de educación afectivo y sexual, fundamentado en una concepción cristiana de la vida, que cuenta con la licencia Eclesiástica (Nihil Obstat). En el siguiente artículo de la Revista Misiones os dejamos el artículo completo del que hemos obtenido estos datos:

Para dar a conocer esta colección, si es colegio o responsable de catequesis en las parroquias, puede solicitar hasta el 31 de diciembre 2021, muestras al 40% de cada libro.