Hablar de diversidad y de la detección de las diferentes necesidades de los alumnos, implica hablar del profesorado. Aunque no corresponde a este hacer un diagnóstico, tienen una posición privilegiada, para observar y poder dirigir a los padres y a los alumnos a los equipos de orientación educativa y psicopedagógica.  Tanto si hablamos de autismo o de cualquier otra dificultad, así como de superdotación.  La clave está en el profesorado, ellos son la pieza que hace que todo el puzle encaje y que los niños tengan un desarrollo acorde a sus necesidades, sean cuales sean.

Para ayudar a los profesores con la detección de los alumnos con altas capacidades, os proponemos utilizar  EOSP, Escala observacional de superdotación para el profesorado. Es un instrumento útil para la investigación y la educación en el ámbito de la excepcionalidad.  Prueba que permite evaluar científicamente 36 ítems o indicadores propios de la superdotación, distribuidos en cuatro áreas independientes: académica, personalidad, comportamiento e intereses-actitudes.

Aquí os dejamos algunas referencias y opiniones de diversos medios especializados (si pinchas la imagen abres el artículo):

¿Conocíais este material?, ¿Qué materiales utilizáis vosotros cuando tenéis sospechas de que un alumno tiene al tas capacidades?

Os leo en  comentarios.

Nos vemos pronto 🙂